Inmigrante: NO 'Es tiempo de volver'

La 'repatriación' que ofrece  COLCIENCIAS, pura mamadera de gallo.

 

En la década de los 70, el gobierno colombiano abrió el programa: "Repatriación de cerebros fugados" en el cual se ofrecía a los profesionales radicados y trabajando en el exterior, la vinculación a las empresas colombianas, podían llevar su menaje y hasta dos carros sin impuestos.

Algunos se acogieron al programa, no encontraron el trabajo prometido, perdieron tiempo y plata, por lo cual se devolvieran al extranjero. En los tiempos recientes La 'Ley del Retorno' que durante dos años, que con espejitos, nos ofreció el Representante Jaime Buenahora, no fue firmada por el Presidente Santos. Ahora se ofrece 'Es Tiempo de volver'. Los invitamos a que se ilustren al respecto con esta experiencia publicada en El Tiempo. JB

El 5 de Diciembre de 2013 la entonces directora Paula Arias presentó en la ciudad de Boston, ante un selecto grupo de representantes de Universidades, la convocatoria ‘Es Tiempo de Volver’ en la cual COLCIENCIAS planeaba ‘repatriar’ un número significativo de doctores o ‘cerebros fugados’ para que con todo su conocimiento volvieran al país a impulsar el desarrollo científico. La convocatoria no pudo tener más acogida. Estadísticas no oficiales reportaron 900 aplicantes.

Yo, como muchos otros, vi en esta convocatoria la oportunidad que venía buscando para regresar al país. Tristemente, temprano en el proceso, se empezó a entrever que COLCIENCIAS no había planeado a cabalidad los detalles de la convocatoria y que habría bastante improvisación en el camino. Originalmente la convocatoria presentó 200 plazas (aunque ofreció 340 perfiles para aplicar), de las cuales solo 140 fueron llenadas; fue inicialmente para colombianos que estuvieran por fuera del país, pero los términos se ampliaron para doctores independientemente de su lugar de estudios (el aspecto de ‘repatriar’ fue entonces olvidado).

 

Los resultados de la convocatoria de una de las modalidades fueron publicados un mes después de lo establecido en los términos de referencia. Estos términos incluían un salario de 6 millones de pesos por dos años, libre de impuestos (más seguridad social), 150 millones para desarrollar el proyecto de investigación planteado, tiquetes de avión para volver al país, 10 millones de pesos para cubrir gastos de instalación, acompañamiento en la repatriación, exención de impuestos para el ingreso del menaje doméstico y la monetización de recursos. Además se incluía una serie de beneficios cubiertos por la empresa privada, incluyendo tasas de crédito preferenciales para vivienda y vehículo, y descuentos para telefonía celular, pólizas de salud, y suscripción a periódicos y revistas. Los términos originales de la convocatoria se pueden aún encontrar en la página de COLCIENCIAS.

La desinformación que siguió a la publicación de los resultados (26 de septiembre de 2014) ha sido desconcertante. El primer comunicado oficial de COLCIENCIAS, del 8 de Octubre, informaba a los beneficiarios que en ‘pocas semanas’ se enviarían todos los detalles de cómo sería el proceso de vinculación a las entidades receptoras. En el segundo, el 15 de Octubre, se nos solicitó una fotografía para realizar la carnetización de los beneficiarios (carnet que todavía, más de tres meses después, seguimos esperando y sin el cual no tenemos acceso a los beneficios ofrecidos por la empresa privada).

El 21 de Noviembre se nos informó que ‘se espera que los convenios de cooperación [entre COLCIENCIAS y las entidades receptoras] se encuentren legalizados a mediados de Diciembre del presente año’. Y que ‘las entidades receptoras […] tendrán un plazo máximo de tres meses contados a partir de la legalización del mismo para realizar la respectiva contratación de los candidatos seleccionados.’ En pocas palabras los beneficiarios tendríamos la posibilidad (y deberíamos estar listos) para empezar labores el 1ro de Enero de 2015.

La primera semana de Febrero de 2015 ya pasó y múltiples medios de comunicación han registrado lo que ha pasado hasta el momento con la convocatoria. En pocas palabras, muy poco. La actual Directora de COLCIENCIAS, Yaneth Giha, ha expresado públicamente que sólo unos casos aislados reportan problemas para iniciar labores. La realidad es que somos al menos 50—en contacto entre nosotros—los que aún no tenemos claro cómo y cuándo se van a firmar los contratos. Es decir, al menos un tercio de los beneficiarios seguimos en el limbo.

Aquellos que se vincularán a la Universidad Nacional y CORPOICA son los únicos que han avanzado, y no están incluidos en estos 50. COLCIENCIAS ha repetido que los convenios con las entidades receptoras ya han sido ‘gestionados’, pero esto solo significa que han salido del escritorio de COLCIENCIAS y han llegado a dichas entidades. Aún falta que las entidades firmen los convenios, que los contratos con los beneficiarios sean también firmados y que COLCIENCIAS haga los respectivos desembolsos para iniciar labores. Cuánto tiempo más tendremos que esperar los beneficiarios? Quién es responsable por los gastos de los que estábamos, ya en Colombia, listos para empezar el 1ro de Enero?

Además COLCIENCIAS ha repetido que se compromete a cumplir con todos los términos de la Convocatoria, sin embargo los beneficiarios que han visto contratos indican que en algunos casos el salario será menos de 6 millones, los tiquetes de avión no serán cubiertos, de los $150 millones para investigación solo $100 se darán en efectivo, y aún no hay nada específico con respecto al acompañamiento de repatriación. COLCIENCIAS entonces no se está asegurando de que tanto las entidades receptoras—con quienes firmarán los contratos los beneficiarios, y la Fiduciaria (quien manejará el dinero), también cumplan en su totalidad los términos de referencia.

Nosotros los beneficiarios, quienes realizamos investigación en Colombia antes de salir a especializarnos, tenemos claras las limitaciones que existen para hacer ciencia en el país, y estamos conscientes del esfuerzo que tanto COLCIENCIAS como el país están haciendo para traernos de vuelta. Nosotros no estamos pidiendo tapete rojo a la llegada al aeropuerto, ni que nos invite el presidente a desayunar. Lo que estamos solicitando es que COLCIENCIAS, y las demás entidades involucradas en este proceso, cumplan en su totalidad con los compromisos adquiridos en los términos de referencia originales de la convocatoria. Y que los cumplan prontamente.

MARÍA DEL ROSARIO CASTAÑEDA - Para EL TIEMPO