Coordinación

José Briceño

Contáctenos

Colombiaenlondon04@yahoo.com

*********

AntonioBanner

Nueva dirección

35 Emery West

*********

fanshaweBannernuevoFF

 
• Cursos de Ingles (ESL) Académico y Profesional
• 5 horas diarias 5 días por semana
• Además…..
• Más de 100 carreras profesionales y
Post grados disponibles 
FanshaweGatesFF 
 
Fanshawe College Centre

Tel (519) 452 4150  Fax (519) 659 9393

Para el examen de inglés on line

http://www.fanshawec.ca/ESLquiz

*********

casaCubanaCard

Teléfono 519 204 8061

*********

 

****************

 Barco a Colombia

Salida Junio 28 2014

London Junio 25

José Briceño

Agencia de London

 Información: 519 451 6932

Celular 226 224 4848

**************

 

En Linea

We have 33 guests online
El asteroide Apofisis PDF Print E-mail
Written by Admin   
Thursday, 01 July 2010 17:28

Se acercará en abril 14 de 2029, pesa 25 mil millones de tons y caería en 2036

 

Datos del Asteroide Apofis:

Orbita:
Perihelio: 0,75 UA (Cerca de la órbita de Venus)
Afelio: 1,1 UA (Cerca de la órbita de la Tierra)
Diámetro: 250 metros de largo
Masa: 46 millones de toneladas
Excentricidad: 0,191
Período Orbital: 323,59 días (0,89 años)
Velocidad orbital media: 110 628 km/h (30,73 km/s)

Noticias Sobre el asteroide Apofis:

Misiones Don Quijote y Sancho:
 

 

ORBINAUTA ESPAÑOL PEDRO DUQUE ADVIERTE SOBRE ASTEROIDE APOFIS
 
Duque señaló que el asteroide 99942 Apofis, de unos 250 metros de extensión, pasará muy cerca de la Tierra en el 2029 y podría causar, siete años después, un tsunami peor que el de 2004.

(13 Marzo, 2007 Elsemanaldigital.com-CA) El ingeniero y astronauta español de la ESA, Pedro Duque advirtió de que existe "una certeza matemática absoluta" de que el asteroide Apofis pasará "enormemente cerca" de la Tierra el 14 de Abril del año 2029. Hay una gran posibilidad de que derribe satélites comerciales y que siete años después, en el 2036, atraído por el campo gravitacional de nuestro planeta, podría caer en la superficie marítima originando un "inmenso tsunami", "infinitamente más grande" que el que asoló Indonesia en 2004.

Esto fue expresado por Duque en un coloquio sobre Defensa y el sector aeroespacial organizado en un desayuno coloquio organizado por Fax Press en el Hotel Palace. El astronauta señaló que el asteroide, de unos 250 metros de extensión, quedaría inmerso en el campo gravitacional terrestre y se precipitaría previsiblemente contra el mar, provocando "un inmenso tsunami". El asteroide causaría, según Duque, "un agujero" en la superficie marítima de "varios kilómetros de extensión".

Misiones Don Quijote y Sancho

El astronauta señaló que tanto la Unión Europea como Estados Unidos están evaluando los procedimientos a adoptar para afrontar esta situación e indicó que el coste de una misión para desviarlo rondaría los 1.000 millones de euros. En ese sentido, afirmó que la Agencia Espacial Europea está evaluando la posibilidad de desplegar una misión centrada en el lanzamiento de dos satélites, uno para alejar el asteroide, bautizado como Don Quijote, y otro para dar cobertura en órbita el primer satélite, denominado Sancho.

Duque dijo que está misión está en proceso de análisis y que su objetivo pasaría además por poder detectar asteroides que pudieran aproximarse a la Tierra y subrayó que se trata de una operación de prioridad para la ESA y que España podría asumirla porque su coste económico no es muy elevado.

 

Imagen: El paso del asteroide Apofis el 2029, la línea transversal indica las incertidumbres de su órbita. JPL/NASA

¿Vida más allá de la Tierra?

Ante la clásica pregunta sobre si cree que hay vida más allá de la Tierra, el astronauta español dijo que doce personas han visitado la Luna sin obtener indicios de esa posibilidad y que el "reto" actual es llegar a Marte para poder responder la cuestión de si "hubo o va a haber vida" en este planeta del sistema solar.

Más sobre el Apofis.

Órbita del asteroide Apofis. (sitio Neo del JPL).


IENTÍFICOS PREOCUPADOS POR ASTEROIDE 99942 APOFIS
 
No vale la pena preocuperse ahora por el asteroide 99942 Apofis, científicos proponen esperar hasta el 2014 cuando pase nuevamente cerca de la Tierra para estudiarlo y tomar una descición.

(13 Marzo, 2007 Agencias - CA) Un grupo de científicos piensan que se puede desviar la trayectoria de un asteroide, sin destruirlo, para evitar un impacto catastrófico con la Tierra, e invitan a la comunidad internacional a prepararse mejor para pode actuar con rapidez y eficacia ante ese eventual escenario.

Edward Lu, científico y orbinauta de la NASA, ex-tripulante de la Estación Espacial Internacional, explicó que un pequeño aparato espacial de las dimensiones de las naves Apolo utilizadas en los viajes a la Luna, podría modificar la trayectoria del asteroide con nada más que su fuerza de gravedad, al hacerlo volar junto al asteroide en una ruta que lo aleje de la Tierra.

"Un pequeño remolcador consigue mover o arrastrar a un portaaviones", afirmó Lu en la conferencia anual de la Asociación estadounidense para la Promoción de las Ciencias (AAAS), en curso en la ciudad de San Francisco, California, del 15 al 19 de febrero, 2007.

A su entender, éste es el único método eficaz, mientras rechaza la idea de recurrir a una bomba atómica para destruir en pedazos al asteroide, cosa que podría tener consecuencias catastróficas al crear diversos objetos incontrolables.

Aunque es improbable, una operación semejante podría tener lugar el año 2029 si la trayectoria del asteroide Apofis resulta modificada, ese año al pasar relativamente "cercano" a la Tierra (a unos 32.000 kilómetros).

El Asteroide Apofis

El asteroide 99942 Apofis, fue descubierto el 2004, tiene una órbita que lo lleva desde un perihelio levemente dentro de la órbita de Venus, hasta un afelio fuera de la órbita terrestre, lo que lo hace un asteroide del tipo Atenas.

Si su órbita cambiara levemente acercándose hacia nuestro planeta, podría golpearnos en abril del 2036.

De acuerdo con los astrónomos, un presunto impacto de Apofis, de 250 metros de diámetro, podría destruir instantáneamente un país de las dimensiones de Gran Bretaña y generar un invierno nuclear que termine con la vida vegetal en toda la Tierra.

El viernes 13 de abril de 2029, a las 4:36 am Hora de Greenwich, un asteroide de 25 millones de toneladas, el Apofis pasará tan cerca de la Tierra que se zambullirá por debajo de la órbita de varias docenas de satélites de comunicaciones geoestacionarios estacionados en órbitas a 35 768 kilómetros de altura sobre el ecuador. Parecerá una estrella brillante en movimiento que cruza los cielos de Asia occidental, el Medio Oriente, África y Europa, todo ello en apenas 30 minutos, viajando a 45.080 kilómetros por hora.

David Noland de Popularmechanics.com afirma que se verá como una estrella de brillo mediano cruzando la constelación de Cáncer, haciendo que el Apofis sea el primer asteroide en ser observado directamente a simple vista desde que se tenga memoria.

Pero este no será el día en el que Apofis le hará honor a su nombre, el antiguo dios egipcio de la oscuridad y la destrucción, ya que los científicos están 99,7 por ciento seguros que pasará entre 30.268 y 45.080 kilómetros (18,800 a 20,800 millas) de altura sobre la Tierra.

Paso por un "keyhole"

En una entrevista al New Zealand Herald Gordon Garradd, colega del descubridor del Gran Cometa de 2007 en el proyecto Siding Spring, Nueva Zelanda, McNaught declaró: “Apofis será un ejemplo gráfico de cuán fácilmente un encuentro cercano a la Tierra puede provocar una posterior colisión”, dice Garrad.

La Prospección Siding Spring es parte de una pequeña red de telescopios de patrulla celeste financiados por la NASA para buscar objetos que se acerquen peligrosamente a la Tierra. El año pasado, este proyecto descubrió 400 NEOs, o sea el 60% de los objetos de ese tipo identificados en 2006, además del cometa McNaught, el Gran Cometa de 2007.

“Solamente tendría que pasar a 30.417,73 kilómetros de altura para ingresar en un “gravitational keyhole” (ojo de cerradura gravitacional), una zona de 600 metros de ancho, cuando se zambulla debajo o a través de los satélites en 2029, para que la gravedad de la Tierra tuerza la del asteroide hacia el lado equivocado."

El asteroide cambiaría su órbita a una de siete sextos de la de la Tierra, poniéndolo en un curso de colisión para un impacto potencialmente catastrófico siete años después, el 13 de Abril del 2036.

Estos lugares, los keyholes, donde las fuerzas gravitacionales del Sol, la Tierra y la Luna, se potencian, puede acelerarlo o frenarlo o inclinarlo de tal forma que los pongan en un curso de colisión con la Tierra.

“Este objeto ha cruzado la órbita de la Tierra sin ser visto alrededor de dos veces al año, durante siglos. Pero ahora se ha descubierto que también está entrando en un período en el cual muchos de estos cruces ocurren cuando la Tierra se encuentra en sus cercanías, en lugar de estar al otro lado del Sol”.

Si bien Apofis se encuentra bien por debajo del umbral de diámetros de uno a dos kilómetros (sobre el cual amenazaría a la humanidad con una devastación global similar a la que eliminó a los dinosaurios), es unas 40 veces más grande que el tamaño calculado para el objeto de Tunguska, o sea que producirá el equivalente de más de 800 megatoneladas de dinamita si su energía cinética se libera en una colisión.

McNaught dice que si Apofis resulta ser un montón más o menos suelto de rocas, tal como parece serlo el asteroide NEO Itokawa, el cual fue examinado de cerca por la sonda japonesa Hayabusa en 2005, un impacto con un gran satélite haría que se expandiera lentamente en una nube de objetos, un escenario potencialmente desagradable si llevara a un encuentro posterior con un cielo lleno de bolas de fuego del tamaño del objeto de Tunguska.

Sin embargo, si Apofis es un asteroide metálico denso, rico en níquel o hierro, “habría un destello brillante y Apofis continuaría su camino como si nada hubiera sucedido”.

Ambos astrónomos ponen énfasis en que tales escenarios son conjeturas, pero que su trabajo en la Prospección Siding Spring es un programa serio y metódico para la identificación de objetos potencialmente peligrosos, y con esto dar a la humanidad una advertencia tan temprana como sea posible de un riesgo serio de colisión, y quizás interceptarlo o desviarlo.

El concepto más simple, y que se está convirtiendo en el más popular, tiene que ver con la técnica del remolque espacial, es decir, poner en órbita alrededor del objeto peligroso un satélite pesado para modificar su trayectoria y alejarlo de la Tierra.